Noticias

El arte es mi espejo en la tierra

EL MUNDO

Sufrió lo que en términos médicos se llama tumor de Wilms y metástasis pulmonares y hepáticas múltiples. Y lo que fue sin duda un triste y doloroso pasaje de su vida, Cristian Gil lo ha transformado en honda reflexión sobre la enfermedad y la muerte. Una reflexión que le lleva a decir: «El arte es mi espejo en la tierra, aunque yo me muera». Porque es a través del arte como Gil ha logrado trascender el cáncer y convertir tan traumática experiencia en saludable acto creativo. «Tengo una malformación en la espalda producto de la enfermedad, que yo le doy forma en una de mis obras».

Sufrió lo que en términos médicos se llama tumor de Wilms y metástasis pulmonares y hepáticas múltiples. Y lo que fue sin duda un triste y doloroso pasaje de su vida, Cristian Gil lo ha transformado en honda reflexión sobre la enfermedad y la muerte. Una reflexión que le lleva a decir: «El arte es mi espejo en la tierra, aunque yo me muera». Porque es a través del arte como Gil ha logrado trascender el cáncer y convertir tan traumática experiencia en saludable acto creativo. «Tengo una malformación en la espalda producto de la enfermedad, que yo le doy forma en una de mis obras».

La Casa de Cultura de Alboraia reúne alrededor de 33 de esas obras terapéuticas en la exposición Les arrels d'una història. Raíces de una historia en su sentido literal, puesto que ahondan en la vivencia personal del sufrimiento, utilizando como vehículo expresivo raíces de naranjo, cañas silvestres y otros elementos de la naturaleza para dar forma a esa historia plagada de instantes dolorosos. Un dolor que gracias a la influencia de su abuelo, que le puso en contacto con la naturaleza de la que se nutre, Cristian Gil ha transformado en intensa pulsión creativa.

«Yo tengo una frase para todo esto» y el artista la enuncia en valenciano: «La malaltia, el dolor, la mort, ens podrán eliminar, pèro l'art ens farà eterns i lliures». Su obra, de marcado carácter autobiográfico, revela la importancia que para Gil tiene ese acto liberador: «Trato de extraer de lo malo la parte positiva; el arte como terapia». Las obras que exhibe en Alboraia son, tal y como explica el propio artista, «diferentes interpretaciones sobre el tumor». Interpretaciones para las que utiliza distintos materiales, desde chapas metálicas y de bronce a papel, pan de oro y elementos de la naturaleza.

«Mi enfermedad no entiende de disciplinas. Hago principalmente escultura, pero también pintura, fotografía e instalaciones». El pan de oro, «que cambia de color, amarillos y verdes, como el tumor», le sirve igualmente para revelar aquel malestar interior reflejado en su obra, que dice ser «el resultado de la experiencia de la naturaleza y de lo efímero». Porque es precisamente lo efímero de lo que su trabajo da fe, encarnando esa evolución de lo que nace, crece y muere para terminar desapareciendo. Es el arte el encargado, como expresa Gil, de «devolver a la vida» lo que concluye.

«Cada obra representa una sensación, un estado corporal, cosifica a la misma enfermedad, muestran un momento puntual y retratan algunos de sus efectos secundarios en el cuerpo, como la desviación de columna vertebral debido a la radioterapia». Raíces que se retuercen hasta conformar un nido o cañas que igualmente adoptan la forma de un hábitat tras domeñar su carácter salvaje. El dolor agreste canalizado «a partir de la acción de apretar con la mano un trozo de barro o gres, ya que cuando sentimos dolor apretamos la mano para mostrar resistencia hacia él», subraya el artista.

Su obra Cau de coneixement, nido de raíces de naranjo, fue finalista en la XX Mostra d'Art Públic/Universitat Pública, y la Universitat de València pretende que se quede en el campus de Burjassot. «Están buscando una forma de patrocinio para que la obra sea patrimonio de la Universitat». También Concentració ha sido objeto de especial interés, al ser expuesta en el Arsenal de Venecia, antesala de su famosa Bienal artística. Dos piezas que sumadas al conjunto de su obra dibujan «un recorrido por el mapa corporal».

«Frente al dolor», explica el artista, «todos los seres humanos somos iguales, pero no sentimos y actuamos del mismo modo ante las mismas circunstancias, heridas o enfermedades». De hecho, su manera de reaccionar ante el cáncer ha sido la de «autoconocimiento del propio ser», indagando en la naturaleza, a la que da forma partiendo de un carácter efímero que la entronca con la del propio cuerpo. Algunas de las obras se exhiben mediante fotografías, ya que su gran tamaño impedía trasladarlas del espacio exterior al interior de la Casa de Cultura. Otras, como Agulles, pudieron montarse porque las dimensiones de la sala lo permitían. Arte de lo efímero con pretensiones simbólicas de durabilidad: «El arte nos hace eternos», concluye Gil.

https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2018/01/07/5a510ce4468aeb736f8b4603.html


S'inaugura a la Granadella un passeig escultòric amb projectes de 'land art'

Som Garrigues

Al mirador de les Terres de l’Ebre s’hi han instal·lat dues obres, una de Sergi Quiñonero i una de Cristian Gil, seleccionades entre les set propostes rebudes al projecte Oliverart.

Aquest divendres, a les 8 del vespre, l'Ajuntament de la Granadella inaugura el nou passeig escultòric a l'aire lliure al mirador de les Terres de l'Ebre (Coll de Bovera), que forma part del projecte Oliverart 2019, del Centre de de la Cultura de l'Oli de Catalunya (CCOC). El novembre del 2018, el CCOC va obrir la convocatòria Oliverart per a la presentació projectes amb la finalitat d'incentivar la creació artística contemporània i explorar el diàleg entre art i natura. La convocatòria, oberta a qualsevol disciplina, establia una temàtica enfocada en conceptes com la ruralitat, la natura, el paisatge o la sostenibilitat. El lloc d'exposició permanent a l'aire lliure seria consensuat entre l’organització i l’artista a l'entorn del passeig del mirador de les Terres de l'Ebre del municipi.

Es van presentar set obres i se’n van seleccionar dues, les de Sergi Quiñonero i Cristian Gil. L'obra de Quiñonero, en pedra, porta per títol "Punts suspensius..." i, segons l'artista, “gira al voltant d'un interrogant, un qüestionament del moment històric en què estem immersos i com ens estem relacionant amb la Terra, com l'estem tractant i la forma com n’obtenim els recursos que necessitem per sobreviure”. Quiñonero, nascut a Barcelona, és artista visual, poeta i performer. Llicenciat en Psicologia i Educador social, compta amb nombrosa obra i exposicions. Actualment resideix a la Pobla de Massaluca (Terra Alta).

L'obra de Cristian Gil, en fusta, es diu "Connexions" i "ens permet reflexionar i entendre que l'univers i nosaltres estem íntimament interconnectats, ja que les oliveres, el nostre cos i la vida estan formats per compostos de carboni, tots som natura", explica. Nascut a València, és graduat en Belles arts i Màster en producció artística, compta amb nombroses exposicions i una intensa activitat investigadora. Actualment fa de professor a la Universitat Politècnica de València.

La inauguració de les dues obres comptarà també amb una performance de Sergi Quiñonero i una degustació de productes de proximitat a càrrec del CCOC. El CCOC posa en marxa així un projecte singular amb l'ambició de consolidar-se a mitjà i llarg termini com un dels espais d'art i natura de referència a Catalunya i en especial a les Terres de Ponent.

https://www.somgarrigues.cat/noticies/4749/s-inaugura-a-la-granadella-un-passeig-escultoric-amb-projectes-de-land-art


La Granadella estrena escultures

SEGRE

El municipi va inaugurar ahir les obres de Sergi Quiñonero i Cristian Gil al Mirador de les Terres de l’Ebre || Cada any s’instal·laran dos noves peces d’art rural.

El municipi va inaugurar ahir les obres de Sergi Quiñonero i Cristian Gil al Mirador de les Terres de l’Ebre || Cada any s’instal·laran dos noves peces d’art rural.

La Granadella va inaugurar ahir un passeig escultòric al Mirador de les Terres de l’Ebre (coll de Bovera) amb dos obres que s’emmarquen dins del land art, un moviment artístic que fusiona art i paisatge. La primera, Punts suspensius..., és obra de l’artista barceloní Sergi Quiñonero, que reflexiona sobre com l’ésser humà tracta la naturalesa i les conseqüències que això comporta. Per la seua part, el valencià Cristian Gil va presentar Connexions, amb la qual reivindica la relació entre “el nostre cos” i tot allò que ens envolta. “Al cap i a la fi, tots som carboni”, reflexiona Gil. Un dels moments més destacats de l’estrena va ser la performance de Quiñonero que, assegut en una cadira, va començar a escriure diferents notes en silenci, mentre Gil les repartia entre els assistents, més d’un centenar. Cada una contenia un missatge amb què conscienciar els allí presents sobre la importància de protegir la naturalesa. Així mateix, durant la vetllada també es va improvisar un debat entre públic i artistes, que va culminar amb una degustació de diferents productes de proximitat maridats amb vi, cortesia del Centre de la Cultura de l’Oli de Catalunya (CCOC).

La iniciativa forma part del projecte Oliverart i l’objectiu és instal·lar cada any dos noves escultures al passeig.

https://www.segre.com/noticies/cultura/2019/08/10/la_granadella_estrena_escultures_83870_1112.html


La Granadella recupera una de les escultures destrossades del mirador

SEGRE

El passeig escultòric del Mirador de les Terres de l’Ebre de la Granadella va recuperar ahir una de les dos escultures que el mes de setembre passat van aparèixer destrossades.

L’escultura ‘Connexions’, que ja s’ha recuperat al mirador de la Granadella.

© L'escultura 'Connexions', que ja s'ha recuperat al mirador de la Granadella.

A.L.G.

María Molina

El passeig escultòric del Mirador de les Terres de l’Ebre de la Granadella va recuperar ahir una de les dos escultures que el mes de setembre passat van aparèixer destrossades. El seu creador, l’artista Cristian Gil, la va reconstruir ahir i està previst que el 27 d’aquest mes, Sergi Quiñonero, autor de l’altra obra destruïda, Punts suspensius, procedeixi a la restauració, segons va explicar l’alcaldessa de la Granadella, Elena Llauradó. Les figures van aparèixer destrossades el mes de setembre passat després que fossin inaugurades a l’agost. S’emmarquen dins del moviment Land Art, que uneix art i naturalesa i es preveu que l’enclavament exposi noves peces.

https://www.segre.com/noticies/comarques/2019/12/21/la_granadella_recupera_una_les_escultures_destrossades_del_mirador_94954_1091.html



Cristian Gil: "Practicar deportes extremos es vivir la vida al límite"

LEVANTE-EMV

Cristian Gil un escultor valenciano, de tan solo 24 años de edad, dedica practicamente todo su tiempo al arte, a la creación de nuevas obras, a la poética y a la música. Tiene una vida muy centrada en su trabajo, pero siempre encuentra tiempo libre para dedicarlo a su gran afición: Los deportes extremos.

Cristian Gil un escultor valenciano, de tan solo 24 años de edad, dedica practicamente todo su tiempo al arte, a la creación de nuevas obras, a la poética y a la música. Tiene una vida muy centrada en su trabajo, pero siempre encuentra tiempo libre para dedicarlo a su gran afición: Los deportes extremos.

Dedica su vida a su pasión, la escultura. Gran parte de sus obras las realiza con materiales de la naturaleza ya que es una forma artística de aproximarse a ella, pero para él también es importante vivirla, por ello, siempre que el trabajo se lo permite, practica deportes extremos. Así es Cristian Gil, un joven de Albuixech que disfruta de la vida descargando adrenalina.

P: ¿A qué dedica los fines de semana?
R: Aunque muchos los dedico a trabajar, intento invertirlos en mí, tenerlos ocupados haciendo algún tipo de deporte extremo. Yo siempre digo: «Un mes tiene 60 días, 30 de día y 30 de noche», es decir, algunos días trabajo hasta por la noche.

P: ¿Qué deportes extremos?
R: Actualmente practico windsurf, surf, alpinismo y, desde hace un año, soy regatista y pertenezco a un equipo de marineros. Puntualmente, también he hecho puenting y escalada. Luego, con mi grupo de amigos, nos dedicamos a hacer «aventuras más alocadas», por llamarlo de alguna forma, como construir nuestras propias bicicletas de tres ruedas y tirarnos por la ladera de la montaña o enganchar una cuerda con una tabla de surf al coche e ir por la acequia haciendo «surf».

P: ¿Qué le llevó a practicar deportes extremos?
R: Desde pequeño siempre me ha gustado, pero empecé a meterme en la aventura extrema hace cuatro años. Para mí todo está ligado a mi obra plástica, que tiene que ver con el arte, la salud y la enfermedad. De pequeño tuve cáncer y es como que la vida me ha dado una segunda oportunidad que tengo que aprovechar. Es vivir al límite el día a día por si mañana ya no podemos vivirlo.

P: Para una persona que le dedica muchas horas al trabajo, ¿hacer deporte le ayuda a desconectar?
R: Sí, es un modo de evasión y, aunque soy una persona que intenta entrelazarlo todo, porque siempre estoy pendiente de qué me gusta y qué no, qué puedo aprovechar en las obras y me resulta difícil desconectar, al final lo consigo.

P: ¿Sigue algún deporte por televisión?
R: La verdad es que no tengo mucho tiempo para sentarme delante de un televisor, pero me gustan mucho los programas de aventuras o que tengas que ver con los deportes extremos. Si haciendo zapping encuentro uno, dejo lo que estoy haciendo para verlo.

https://www.levante-emv.com/a-mi-aire/2017/08/28/cristian-gil-practicar-deportes-extremos/1608965.html


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Aceptar | Más información